Aprende a deducir los gastos de tu coche como autónomo

Autónomos | 20/09/2016

Los gastos de adquisición y mantenimiento de un vehículo pueden reducir notablemente la cuota que los autónomos deben pagar. Tanto el IRPF como el IVA contemplan deducciones del gasto, aunque las condiciones no siempre son las mismas para cada impuesto.
El vehículo se puede deducir al 100% si el autónomo se dedica a actividades relacionadas directamente con el transporte
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Un trabajador autónomo puede desgravar la compra y mantenimiento de su vehículo si lo utiliza habitualmente para desempeñar su trabajo. Para ello, debe cumplir algunos requisitos exigidos con vehemencia por Hacienda: mantener una vinculación del vehículo con su actividad económica, justificar convenientemente los gastos mediante facturas y tener registrados todos los costes en su contabilidad.

De hecho, las deducciones relacionadas con la adquisición de turismos, el consumo de combustible y los gastos derivados del mantenimiento - reparaciones, cambios de piezas, revisiones - son las que más controversia levantan. La Agencia Tributaria - AEAT - solicita a diario información al respecto a sus inspectores y son ellos quienes tienen la última palabra para dar por buenas las pruebas aportadas.

A la mayoría de autónomos les surgen muchas dudas sobre la posibilidad de deducir de este tipo de gastos porque los requisitos exigidos en el IVA son diferentes a los del IRPF.

IVA, el impuesto más indulgente

La compra del vehículo y sus gastos asociados se pueden deducir al 100% si los profesionales se dedican a actividades relacionadas directamente al transporte como los  camioneros, taxistas, profesores de autoescuelas o repartidores. El resto de los autónomos podrán desgravarse sólo el 50% de estos gastos a través del IVA.

Para deducir el 100% del IVA, Hacienda contempla los siguientes casos:

  • Los vehículos mixtos utilizados en el transporte de mercancías.
  • Los utilizados en la prestación de servicios de transporte de viajeros mediante contraprestación.
  • Los vehículos que prestan servicios de enseñanza de conductores o pilotos mediante contraprestación.
  • Los utilitarios para la realización de pruebas, ensayos, demostraciones o promoción de ventas.
  • Los turismos utilizados en los desplazamientos profesionales de los representantes o agentes comerciales.
  • Los utilizados en servicios de vigilancia y seguridad.

En cualquier caso, la situación de cada autónomo es distinta y se adaptará al uso que haga de su coche en su actividad profesional. Si te ajustas al 100% a cada uno de estos supuestos, será más difícil que una inspección de la AEAT pueda considerar incorrecta la deducción de las cuotas.

Aprende a deducir los gastos de tu coche

Requisitos más estrictos para el IRPF

Todo o nada. Si un autónomo quiere deducir los gastos atribuidos al vehículo, es imprescindible que su actividad se ajuste a de los seis supuestos mencionados anteriormente.

En el hipotético caso de que su labor profesional esté relacionada con el transporte, seguridad o representación comercial, los autónomos podrán deducirse el 100% de los gastos. Sin embargo, no existe la posibilidad de desgravación para aquellos profesionales que no desarrollen su actividad en algunos de esos sectores.

Los autónomos pueden imputar los gastos del vehículo en la declaración del IRPF, pero deberán ser capaces de demostrar ante Hacienda que estos costes están totalmente ligados a su actividad. En última instancia, la Agencia Tributaria tiene el poder para decidir si los gastos son deducibles o no. 

En BBVA con tu empresa | Descubre que gastos puedes deducir en tu actividad como autónomo