Argumentos para no digitalizar tu empresa

Pymes | 17/04/2017

Porque tienes claro que para tu negocio, lo analógico es siempre mejor, ¿verdad?
Cuando se trata de teletrabajo, tú tienes claro que lo mejor es recurrir al teléfono de toda la vida y al fax, ¿verdad?
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

La digitalización lleva ya unos cuantos años siendo una tendencia no solo en las grandes multinacionales, sino también entre las pymes y autónomos de los países más competitivos. De hecho, las propias administraciones públicas, como la española, están facilitando cada vez más la transformación de las empresas a un entorno digital. Sin embargo, siempre podremos encontrar argumentos de peso para mantener las cosas ‘como han sido siempre’. Vamos a recuperar unos cuantos.

Te encanta hacer colas y moverte por la ciudad

A pesar de que la mayoría de trámites burocráticos, fiscales y contables de las empresas ya se pueden realizar a través de internet, esta forma de hacer las cosas no tiene encanto. ¿Qué ha sido de las largas colas de ventanilla para recoger un documento o entregarlo? ¿Dónde quedan frases como: “eso no es en este edificio, vaya al del otro extremo de la ciudad”?

Por desgracia, la digitalización amenaza con erradicar para siempre las esperas y el acudir a diferentes sedes para resolver los asuntos cotidianos de una empresa.

La gestión de equipos, mejor por teléfono y fax

Aunque en la actualidad existen numerosas plataformas para ayudarte a gestionar tus proyectos y equipos de trabajo, eso es algo demasiado complicado y seguro que no merece la pena.

Cuando se trata de teletrabajo, tú tienes claro que lo mejor es recurrir al teléfono de toda la vida y al fax, que te permite enviar documentos allá donde estén tus trabajadores. Y tampoco olvides el tablón de corcho, ese en el que apuntar el estado de los proyectos y las tareas pendientes de cada uno. ¡Nada mejor para conocer, de un vistazo, cómo van los proyectos!

El TPV es innecesario

Al fin y al cabo, ¿quién usa la tarjeta de crédito para pequeños pagos? Sí, es cierto que este año, por primera vez, los pagos con tarjeta han superado a la retirada de dinero en efectivo, pero será solo una casualidad, para nada una tendencia…

Así que no necesitas un TPV en tu comercio. Aunque es verdad que agiliza los pagos y te hace más sencillo llevar la contabilidad de tu negocio, pero se pierde la magia de dar ‘el cambio’ y llenar los bolsillos de clientes con pequeñas monedas de céntimos.

La productividad es trabajar muchas horas

Dicen que con la digitalización se economiza el tiempo y somos capaces de ser mucho más productivos, ganando además en calidad de vida. Pero es una leyenda urbana, porque tú tiene claro que cuantas más horas eches en la oficina, más productivo vas a ser, ¿verdad?

¿Quién compra en internet?

Y, por supuesto, las redes sociales y páginas web son una moda que terminará pasando. Tu negocio no necesita presencia en las redes sociales, una página web corporativa o una estrategia de comunicación online. De hecho, casi nadie compra en internet, ¿por qué deberías molestarte en abrir un e-commerce?

No, está claro, la digitalización no es para ti. La estrategia ganadora es permanecer fiel a los libros de cuentas, al fax y a pagar los impuestos en la ventanilla de Hacienda. ¿No?

En BBVA con tu empresa | Por dónde pueden empezar las pymes su transformación digital


ctawf1_post_step1a