Cuándo puede una empresa optar a las subvenciones asociadas a los proyectos I+D

Proyectos I+D

Pymes | 25/06/2015

¿Sabes a qué proyectos I+D puede optar tu empresa? Entra en BBVA Con tu empresa y descubre cómo identificarlos.
¿Sabes a qué proyectos I+D puede optar tu empresa? Te contamos cómo identificarlos
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

La Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación es un organismo que depende del Ministerio de Economía y Competitividad, y entre sus funciones están las relativas al establecimiento de políticas de investigación científica y técnica, así como de desarrollo e innovación. Desde este organismo se lanzan periódicamente ayudas destinadas a promocionar la actividad de investigación y desarrollo de las empresas y centros de investigación, a través de proyectos de I+D.

Muchas pymes se preguntan cómo pueden hacer para optar a este tipo de ayudas y así financiar diferentes iniciativas de investigación y desarrollo que permitirán a sus empresas ser más competitivas. A continuación, te contamos todos los detalles.

Qué es un proyecto de I+D

Lo primero que hay que tener en cuenta para optar a ayudas de proyectos de I+D es que se deben cumplir una serie de requisitos marcados en los programas de ayuda. No vale cualquier proyecto, sino que sólo pueden ser financiados aquellos que encajen en la siguiente definición:

Los proyectos de Investigación y Desarrollo son iniciativas empresariales de carácter aplicado para la creación y mejora significativa de procesos productivos, productos o servicios presentados por una única empresa o por una agrupación empresarial. Dichos proyectos pueden comprender tanto actividades de investigación industrial como de desarrollo experimental, según las definiciones del Reglamento General de Exención por Categorías (Reglamento CE Nº 651/2014).

Dentro del conjunto de proyectos, además, se distinguen cuatro categorías de proyectos de I+D:

  1. Proyectos de I+D Individuales: son proyectos en los que el beneficiario es una empresa, con una duración de 12 a 36 meses y cuya cuantía mínima elegible es de 175.000 euros.

  2. Proyectos de I+D en Cooperación Nacional: proyectos que requieren como beneficiario la formación de una Agrupación de Interés Económico o un consorcio regido por un acuerdo privado de colaboración, de dos a seis socios. La duración del proyecto debe estar entre los 12 y los 36 meses y con un presupuesto mínimo financiable de 500.000 euros, siendo el mínimo por empresa de 175.000 y con la condición de que el reparto de la participación no exceda en ningún caso el 65% del presupuesto total del proyecto.

  3. Proyectos de Cooperación Tecnológica Internacional: son los promovidos por consorcios internacionales, los relacionados con la participación española en programas de cooperación tecnológica internacional,o con el incremento de la capacidad tecnológica de las empresas españolas para mejorar su participación en las Grandes Instalaciones Científico-Tecnológicas Internacionales. Estos proyectos están sometidos a un proceso de certificación reglado, con el fin de certificar el carácter internacional del proyecto. Los beneficiarios son empresas españolas que acrediten un acuerdo conjunto de colaboración con la empresas extranjeras que participan en el proyecto, que puede tener una duración de 12 a 36 meses y cuyo presupuesto mínimo es de 175.000 euros.

  4. Proyectos de I+D en convocatoria específica: son proyectos con convocatorias específicas, en las que se definen los términos concretos que deben cumplir.

¿Cómo puede una pyme optar a una ayuda de un proyecto de I+D?

Para que una empresa pueda optar a las ayudas de los proyectos de I+D, deben encuadrar en alguna de las tipologías de proyectos anteriormente mencionadas. Para una pyme que actúa en solitario, el bloque de proyectos I+D individuales puede encajar, siempre que se cumplan los requisitos marcados de plazo y presupuesto, además de los propios por la definición de proyecto de I+D.

Otra opción que algunas pymes utilizan es la de las alianzas con otras empresas, que muchas veces se gestionan desde asociaciones de empresarios o sectoriales. A través de estos agentes surgen proyectos conjuntos que se pueden tramitar como proyectos de I+D en Cooperación Nacional, lo que hace que varias empresas se beneficien de las ayudas disponibles y de los resultados del proyecto.

En cualquier caso, siempre conviene contar con la ayuda de alguna empresa que pueda dirigir a la pyme, asesorándole de los aspectos necesarios para el cumplimiento de los requisitos exigidos para optar a las ayudas. Muchas veces estos agentes son los que marcan la diferencia y resultan clave para que un proyecto sea considerado como de I+D.

¿Qué ayudas hay disponibles?

Cada año, la Secretaría de Estado de I+D+i aprueba los paquetes de ayudas destinadas a proyectos de I+D, definiendo la tipología de las mismas y cuantía de los fondos dedicados. El pasado 23 de junio, se anunció la convocatoria de ayudas para proyectos de I+D de 2015, que se divide en cuatro líneas:

I+D Excelencia (125,5 millones de euros)

Su objetivo es financiar proyectos de investigación experimentales o teóricos, de alta calidad, sin orientación temática predefinida, emprendidos con el objetivo primordial de obtener resultados que supongan un avance significativo del conocimiento y tengan un alto impacto científico-técnico, internacional, social o económico. Son proyectos que se pueden desarrollar individualmente o de forma coordinada, con el objetivo de fomentar la creación de esquemas de cooperación científica más potentes, de modo que permitan alcanzar objetivos que difícilmente podrían plantearse en un contexto de ejecución más restringido.

I+D Retos-Investigación (244 + 20,5 millones de euros)

Dirigida a proyectos, tanto experimentales como teóricos, que contribuyan a resolver cualquier aspecto reflejado en los ocho grandes retos de la sociedad recogidos en la Estrategia Española de Ciencia y Tecnología y de Innovación. Estos proyectos también se podrán realizar de forma individual o coordinada. Los retos de la sociedad son:

  1. Salud, cambio demográfico y bienestar.

  2. Seguridad, calidad alimentaria; actividad agraria productiva y sostenible; sostenibilidad de recursos naturales, investigación marina y marítima.

  3. Energía segura, sostenible y limpia.

  4. Transporte inteligente, sostenible e integrado.

  5. Acción sobre el cambio climático y eficiencia en la utilización de recursos y materias primas.

  6. Cambios e innovaciones sociales.

  7. Economía y sociedad digital, y 8.- Seguridad, protección y defensa.

La convocatoria de “Proyectos de I+D+i para jóvenes investigadores sin vinculación o con vinculación temporal” cuenta por su parte con una financiación de 20,5 millones de euros para cerca de 100 proyectos. Esta modalidad pretende fomentar la atracción y retención del talento mediante el acceso al sistema de I+D+i tanto de investigadores principales como de jóvenes investigadores con contribuciones científico-técnicas relevantes e innovadoras. Estos investigadores deben carecer de vinculación con alguna entidad susceptible de ser beneficiaria al finalizar el período de solicitud, o tener una vinculación temporal no superior a un año.

Además de las convocatorias anteriores, hay otras en curso, como las de “Proyectos Explora Ciencia y Explora Tecnología” (5 millones de euros), “Acciones de dinamización Redes de Excelencia” (7,3 millones de euros) y “Acciones de Programación Conjunta Internacional” (10 millones de euros).

En BBVA con tu Empresa | ICO 2015: nuevas líneas de financiación para las empresas

Imagen | blickpixel