Lo que aprendimos sobre la organización de eventos en la gala de los Oscar

Emprendedores | 14/04/2017

La cita más importante de la industria del cine tuvo este 2017 uno de sus momentos más polémicos, al anunciarse como película ganadora ‘La La Land’, en lugar de la que realmente había conseguido al estatuilla, ‘Moonlight’. Esta anécdota nos puede ayudar a repasar algunas claves a la hora de preparar un evento empresarial.
Ante cualquier cosa que salga mal, la mejor reacción posible es el humor y la capacidad de no tomarse nada demasiado en serio
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Como emprendedor, a lo largo de tu carrera profesional te encontrarás con momentos en los que tendrás que hacer presentaciones, hablar ante un gran número de personas o, directamente, organizar y ser el maestro de ceremonias de una gala, evento o presentación. Si no quieres sentir lo mismo que Warren Beatty al leer el sobre equivocado en el momento estelar de la gala de los Oscar –aunque luego supimos que no había sido culpa suya-, aquí te dejamos unas cuantas claves que te ayudarán a sentirte más seguro y a organizar el mejor evento posible.

La importancia del maestro de ceremonias

Todo evento debe tener un hilo conductor y alguien que lo conozca a la perfección. Por ejemplo, digamos que vas a inaugurar una tienda de ropa y has preparado algo especial: un discurso, una suelta de globos, una pequeña actuación musical, etcétera. Es imprescindible que el guión de todo el evento esté tanto por escrito como en la cabeza del maestro de ceremonias, ya que ante cualquier imprevisto, tendrá claro qué viene a continuación y cómo sortear de la mejor manera posible esa situación.

No ocurrió así en la gala de los Oscar, en donde el encargado de pronunciar el nombre de la película ganadora, Warren Beatty, no tenía claro el protocolo a seguir y muestra de ello es que, segundos antes de anunciar la película ganadora errónea, Beatty estuvo dudando y mirando a su compañera de escenario Faye Dunaway. El actor sabía que algo no iba bien, pero no supo cómo remediarlo hasta que fue demasiado tarde.

Esto nos lleva a recordar que también es necesario que en cada evento, los participantes tengan un guión por escrito y sepan en qué momento deben aparecer o cuál es su papel exacto, para que en caso de algún imprevisto tengan una hoja de ruta a la que echar mano.

Una lista de tareas puede ahorrar muchos disgustos

La gala de los Oscar es un evento que se organiza con meses de antelación. De hecho, prácticamente tras la finalización de una gala comienza la organización de la siguiente. Esto ocurre porque existen mil y un detalles en los que pensar para que todo funcione a la perfección en una de las noches más señaladas de la cultura mundial.

Por modesto o pequeño que vaya a ser tu evento, siempre requerirá de una preparación previa y para que no se te pase ningún punto por alto, lo mejor es utilizar una lista de tareas en las que señalar todos los aspectos a tener en cuenta y quién es el responsable.

Sin embargo, por mucho que se organice y prevea, las personas no somos infalibles y siempre pueden suceder ‘accidentes’, como el que llevó a los custodios de los sobres a entregar el equivocado en el momento más importante de la noche. Ante esa situación…

Capacidad de humor e improvisación

Un evento como la gala de los Oscar o la apertura de tu nueva tienda de ropa es algo festivo, alegre y divertido. Por eso, ante cualquier cosa que salga mal, la mejor reacción posible es el humor y la capacidad de no tomarse nada demasiado en serio.

A partir de ahí, toca improvisar e intentar solventar el incidente de la manera más natural posible, tal vez explicando lo que ha ocurrido o siguiendo con el guión previsto sin darle mayor importancia. Claro que esto es más fácil de decir que de hacer, pero si los productores de ‘La La Land’ pudieron mantener el humor y la elegancia en el escenario, seguro que tú también puedes.

En BBVA con tu empresa | Cómo hablar en público o el arte de seducir a tu audiencia


ctawf1_post_step1a