Procrastinación: cómo combatirla para mejorar tu productividad

Procrastinación que nos llena la mesa de papeles

Autónomos | 23/03/2015

La procrastinación es uno de los grandes males para la productividad en la empresa. La dilatación de las tareas importantes, que son complicadas o más desagradables para nosotros. Claves para combatirla

Tanto si somos trabajadores autónomos o profesionales como si trabajamos por cuenta ajena dentro de una empresa, la procrastinación es uno de los enemigos con los que tenemos que luchar habitualmente. Básicamente, consiste en dejar tareas pendientes que deben atenderse, sustituyéndolas por otras que son más sencillas o simplemente más agradables. Hoy, vamos a ver cómo combatir la procrastinación para mejorar tu productividad.

Porque, aunque hayamos acometido muchas pequeñas tareas, al finalizar el día seguimos con algunos de los trabajos que eran urgentes en nuestra lista de pendientes, lo que te deja con la sensación de no haber avanzado nada a lo largo del día. Hemos perdido nuestra energía en pequeñas tareas, pero al día siguiente tendremos que empezar en el mismo punto. Si fuéramos bomberos, diríamos que hemos estado apagando pequeños fuegos, pero no hemos atacado el foco principal del incendio.

Procrastinación como rutina de trabajo en la empresa

Puede que tengamos un mal día laboral. No somos capaces de concentrarnos o simplemente no nos hemos organizado de forma adecuada. En este caso, vemos más viable atacar las pequeñas tareas que empezar con nuestro trabajo principal, que muchas veces está atascado. El problema surge cuando esta forma de trabajar se convierte en nuestra rutina habitual.

Incluso nos puede llevar a ocuparnos de otras tareas que no son de nuestra competencia con tal de no ponernos con aquellas que sí lo son, pero nos resultan más complicadas o desagradables. Enfrentarnos a estos trabajos puede terminar provocando frustración, ansiedad, impaciencia o simplemente miedo al fracaso, ya que no nos vemos capacitados para sacarlas adelante de una manera solvente en el tiempo estipulado. Sin embargo, es un trabajo que no va a desaparecer, que tenemos pendiente y al que deberemos efrentarnos tarde o temprano.

Cómo combatir la procrastinación en el trabajo

Lo cierto es que para enfrentarnos a este problema tenemos que ser capaces de pedir ayuda cuando lo necesitemos, y de organizarnos de forma más adecuada para reservar el tiempo necesario para afrontar esta tarea. La concentración es básica; por lo tanto, no podemos permitir que nos interrumpan mientras estamos trabajando en ello. Seguramente, no podremos trabajar durante todo el día en estas tareas, por lo que lo ideal es dividir la tarea principal en otras más pequeñas, que si podamos afrontar para avanzar en la resolución del trabajo principal.

También es fundamental gestionar las distracciones que nos pueden apartar de esta labor. Correo electrónico, redes sociales, smartphone o atender el teléfono son alguna de las pequeñas cosas que acaban por comerse nuestro tiempo planificado para realizar este trabajo. Cualquiera de ellos se convierten en la excusa perfecta para que sigamos sin ponernos manos a la obra, sin avanzar en su resolución, ni a corto ni a medio plazo.

Claro que muchas veces no depende de nosotros. No podemos negarnos a coger el teléfono a nuestro jefe, clientes, etc. Por eso, es importante establecer metas y comunicarlas para que nuestros responsables sepan cómo estamos intentando resolver este asunto. Una vez que ya hemos tomado la decisión y establecido un plan de trabajo, ya no hay vuelta atrás. Hemos acabado con la indecisión de atacar nuestra tarea a la que no veíamos un final a corto plazo.

Es complicado organizarse en la empresa. Muchas veces es el calendario de entregas el que nos marca qué tenemos que hacer primero. Si no hemos puesto una fecha a nuestro trabajo pendiente, corremos el riesgo de aplazarlo de forma permanente. Siempre habrá algo urgente que reclame nuestra atención. Por eso, es importante combatir la procrastinación si no queremos que se convierta en un hábito crónico en nuestra forma de trabajar.

En BBVA con tu empresa | Cinco trampas de la productividad en la empresa

Imagen | sideshowmom