Qué pensión le queda a un autónomo que siempre ha cotizado por la base mínima

Autónomos | 24/04/2017

Aunque los trabajadores por cuenta propia tienen libertad a la hora de escoger su cotización, la situación económica impele a la mayoría de autónomos a pagar lo mínimo para poder acceder a un sueldo acorde a sus necesidades cotidianas. A la larga, esto tiene importantes consecuencias en la pensión pública por jubilación a la que se tendrá derecho.
A partir de 2025 se tendrán en cuenta los últimos 25 años cotizados para calcular la pensión por jubilación
  • Compartir frase en
  • Google+
  • LinkedIn

Una de las teóricas ventajas que tiene un autónomo es la de poder ‘escoger’ cuánto van a cotizar a la Seguridad Social y así, poder mejorar sus retribución económica una vez jubilado. Sin embargo, la realidad es que la gran mayoría de trabajadores por cuenta propia en España cotizan por la base mínima, principalmente porque no se pueden permitir elevar el pago de la cuota y afrontar el mes con menos ingresos.

Según datos de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos – UPTA- , el 86% de los autónomos cotizaban por la base mínima en marzo de 2017, una cifra que lleva años sin evolucionar y que condena a estos trabajadores a acceder a una pensión pública por jubilación muy inferior a la de la media de trabajadores por cuenta ajena. Así, según la UPTA, la pensión media de jubilación entre los autónomos es de 784,58 euros frente a los 1.312,12 euros de los trabajadores por cuenta ajena.

Cabe recordar que en 2017 se han mantenido las cotizaciones mínimas y máximas del año anterior, 893,10 euros y 3.642 respectivamente; de esta forma, un autónomo que quiera cotizar por la base tendrá que abonar una cuota mensual de 267,03 euros.

Modificar la cuota de autónomos

Ante la complicada jubilación que tendrán que afrontar los autónomos que hayan cotizado toda su vida laboral por la base mínima, hay que señalar que se pueden seguir diferentes estrategias para mejorar esta situación.

Tradicionalmente, los autónomos han comenzado cotizando lo mínimo, coincidiendo con sus inicios laborales para, posteriormente, incrementar la cuantía de la cuota conforme su cartera de clientes e ingresos iba aumentando.

Esta estrategia tiene una serie de fechas clave a las que el autónomo debe atender para maximizar su pensión por jubilación. En concreto, la Seguridad Social toma como referencia para el cálculo de la pensión los últimos 15 años cotizados. De esta forma, esos primeros años en los que el autónomo cotizó por la mínima no afectan negativamente en su jubilación.

No obstante y tras el reciente cambio legislativo, esos 15 años pasarán a ser 25 en 2025, por lo que el autónomo que quiera jubilarse con una pensión adecuada, deberá comenzar a incrementar el pago de su cuota mucho antes.

Así, incrementar de manera periódica la cuota que un autónomo paga a la Seguridad Social es una buena forma de mejorar las condiciones de jubilación, siempre teniendo en cuenta que no existe un número máximo de veces que un autónomo puede modificar su cuota pero sí fechas y procedimientos específicos para ello.

En BBVA con tu empresa | ¿Cuándo compensa pasar de asalariado a autónomo?