TPV virtual: el corazón de tu tienda on-line

Ventas on-line

Comercios | 14/04/2015

Para vender a través de Internet, además de una web que ofrezca los productos o servicios, es fundamental disponer de un TPV virtual para realizar los cobros.

Según un informe de BBVA Research, tan solo una de cada cuatro personas ha comprado recientemente on-line, mientras que en la Unión Europea (UE15) lo han hecho una de cada dos. Sin embargo, las compras on-line no paran de crecer en España, hasta el punto que cada español destinará 661,62 euros a compras a través de la red, lo que supone un incremento del 8,9% respecto a 2014.

En cifras globales, las ventas por internet en España alcanzarán un montante de 10,81 billones de euros, cifra que llegará a los 12,81 billones en 2016. Eso sí, para poder aprovechar estas oportunidades de negocio, es fundamental disponer además de una tienda on-line de un TPV virtual.

¿Qué es un TPV virtual?

Un TPV virtual es un sistema que permite el cobro de servicios o productos ofrecidos en a través de una web, de forma segura, utilizando como forma de pago tarjetas de crédito, débito, prepago o virtuales.

Cuando contratamos un TPV virtual con una entidad financiera, debemos de garantizar a los clientes la misma seguridad y confidencialidad que ofrecen las compras tradicionales, por lo que es fundamental contar con un TPV que cumpla los más altos estándares de seguridad. De esta manera, se podrá reducir al máximo el riesgo de robo o fraude en las transacciones online, algo que se puede encontrar en el TPV virtual que ofrece el BBVA.

¿Qué son los módulos open source?

Además de un TPV virutal y un gestor de contenido, es necesario disponer de un módulo open source, los cuales permiten a los comercios que utilizan gestores de contenido, como WooCommerce, Prestashop, OSCommerce, ZenCat, Magento u OpenCart, integrar de forma rápida e intuitiva el TPV virtual.

¿Qué operaciones se pueden realizar con un TPV virtual?

Algunos TPV virtuales como el del BBVA permiten realizar un amplio abanico de operaciones tales como:

  • Pagos periódicos: permite la suscripción del titular de la tarjeta a un servicio ofrecido por el comercio.
  • Preautorizaciones: retención que se realiza al titular de la tarjeta mientras se reserva o confirma el importe exacto de la compra. Asegura al comercio el cobro del importe retenido.
  • Autenticaciones: similar a la preautorización, pero en vez de retener el importe sólo se valida la identidad del titular.
  • Devoluciones: el TPV Virtual busca la operación original y realiza un abono del importe total o parcial al titular de la tarjeta.

Imagen |  Quinn Dombrowski


ctawf1_post_step1a

En BBVA con tu empresa |  ¿Cuáles son las condiciones de los préstamos ICO para empresas y autónomos?