Ventajas e inconvenientes del pago con tarjeta sin contacto

Comercios | 07/05/2015

Ofrecer el pago sin contacto a los clientes ayuda a reducir el tiempo de espera en las cajas y efectuar pequeños pagos de forma muy ágil.

El pago con tarjeta sin contacto puede suponer una ventaja tanto para los clientes como para los comercios a la hora de efectuar los pagos. Por ello es fundamental fomentar este tipo de forma de pago y darlo a conocer, tanto por parte de los empleados que tienen que manejar el TPV como de los clientes, que tendrán una forma más rápida y cómoda de pago.

De esta forma tenemos la oportunidad de adelantarnos a la competencia, pero también dar la oportunidad de pagar no sólo con la tarjeta de crédito sino con aplicaciones de cartera electrónica que los clientes pueden tener en sus teléfonos móviles, algo cada día más habitual, sobre todo para un usuario de un perfil más tecnológico. 

Ventajas del pago con tarjeta sin contacto

La rapidez es una de las grandes ventajas del pago con tarjeta sin contacto.  Basta con acercar la tarjeta al terminal para que se comuniquen y se pueda efectuar el pago. En el caso de las cantidades que no superen los 20€ ni siquiera es necesario poner el PIN, por lo que se ahorra bastante tiempo respecto a la alternativa de introducir la tarjeta en el TPV y teclear el PIN para autorizar la operación.

Además, ni siquiera vamos a necesitar sacar la tarjeta de la cartera o monedero para que se comunique, lo que todavía nos ahorra más tiempo al no tener que estar buscando donde se encuentra y extraerla. Esto favorece también su uso para los pagos más pequeños, los que normalmente solemos efectuar en efectivo.

Otra ventaja es que no sólo podemos pagar con un tarjeta contactless, sino que también podemos hacerlo desde dispositivos electrónicos como los smartphones. En este caso  necesitamos una aplicación de cartera electrónica para gestionar los pagos y elegir con qué tarjeta queremos pagar, ya que se pueden asociar más de una. Para ello es necesario que el teléfono disponga de tecnología NFC para realizar la comunicación, algo habitual en cualquier smartphone hoy en día.

En todo caso, si tu smartphone no tiene conectividad NFC,  BBVA facilita una pegatina que podemos poner en la parte trasera del dispositivo y que nos facilita la comunicación contacless con el TPV. De esta forma puedes utilizar BBVA Wallet, la cartera electrónica del BBVA para gestionar los pagos con tu teléfono.

La gran ventaja de utilizar esta cartera es que tendremos un mejor control de los gastos, ya que al pagar con nuestra tarjeta nos llega el resguardo de pago automáticamente al teléfono. Siempre sabemos qué hemos gastado y dónde lo hemos hecho. Todos nuestros gastos estarán mucho más ordenados y no tendremos que depender de los resguardos en papel para mantener el control de los gastos realizados.

Inconvenientes del pago con tarjeta sin contacto

En este caso los comercios tienen en las comisiones su principal inconveniente. Si se realizan los pequeños pagos también con tarjeta de crédito están sujetos a unas comisiones que de otra forma no tendríamos que afrontar. De todas formas es algo fácilmente salvable si contratamos una tarifa plana para nuestro TPV, de manera que sabemos de forma mensual lo que vamos a pagar. 

Para el cliente el único inconveniente es la compra impulsiva, ya que muchas veces no concretamos la compra simplemente porque no llevamos suficiente efectivo. En este caso poder pagar con tarjeta o con el smartphone sin contacto añade más opciones para completar la compra del producto. 

También existen todavía usuarios reticentes a realizar este tipo de pagos, algo habitual con cualquier sistema de pagos novedoso, que siempre necesita un tiempo de adaptación y conocimiento por parte de la mayor parte del público a la hora de adaptarse a los cambios. 

Más información | BBVA

En BBVA con tu empresa | 11 ventajas de realizar cobros con el TPV para los negocios